ANAHATA, CHAKRA CORAZÓN

Anahata”,  invulnerable no golpeado (sánscrito).

Anahata significa no golpeado, sin tocar, invulnerable o intácto, haciendo referencia a ese lugar espiritual puro que emerge  debajo de las experiencias dolorosas y terrenales de la vida.

Nuestro cuarto chakra es el puente de unión entre lo terrenal y lo divino, ubicado en el centro entre los tres chakras inferiores y los tres superiores, próximo al corazón. Es así la “puerta del alma”, nuestro centro de equilibrio y de amor.

El color que representa este chakra es el verde.

La palabra clave es el AMOR, porque todos queremos dar y recibir amor. Este proceso comienza amándonos a nosotros mismos, sólo de esta manera llegaremos a sentir un amor puro e incondicional, un amor divino.

El amor es una gran fuerza transformadora y super poderosa; un maravilloso vehículo de sanación.

No debemos entender este amor unicamente como el amor rómantico, o como el amor que nace de las relaciones humanas, por supesto que el cuarto chakra también abarca estos conceptos pero es un amor que va más alla,  es como el elemento “aire” que representa este centro, esta en nuestro interior, nos abraza, nos rodea, nos puede llegar a envolver. Es un amor que nace de la compasión, es puro y  puede surgir hacia cualquier ser humano, hacía cualquier otro ser vivo, hacía la naturaleza, hacía la vida, hacía el universo o hacía tí mismo, no tiene limites.

No es de extrañar que muchos prácticantes de yoga cuando entran más profundamente en el chakra corazón perciben un amor tán incondicional y puro hacia los animales que automáticamente modifican su dieta adoptando nuevos estilos de vida y alimentandose de manera vegetariana o vegana.

“Lokah Samastah Sukhino Bhavantu”

este mantra nos recuerda;

“Que todos los seres de este mundo sean félices y libres, que podamos nosotros con nuestros pensamientos, actos y palabras ayudar de alguna manera a su felicidad.”

Todas las asanas en las que se produce un apertura en el pecho nos van ayudar a trabajar el equilíbrio de este chakra. Por ejemplo las extensiones de columna como Urdhva Danurasana, o las aperturas de pecho como Matsyasana.

En cuanto a aceites esenciales, aromas como la rosa tiene una alto poder vibracional en este chakra, también ayudan a su equilibrio el jazmín y otras flores como la Dama de Noche.

El sonido “nada” procedente del corazón es el sonido de Anahata, se denomina también Omkara Dhvani. Procede del centro del Nadi Sushumna.

Hay diez tipos diferentes de sonidos procedentes del corazón.

El primero es el sonido “Chini”,

el segundo es Chini Chini’, 

el tercero es el sonido de una campana,

el cuarto es el de un caracol

quinto es un laúd, (instrumento musical parecido a la guitarra),

el sexto es el sonido de los címbalos (instrumento musical de percusión formado por dos platillos de cobre, plata o bronce),

el séptimo es la melodía de una flauta,

octavo es la voz de un tambor (Bheri),

el noveno es el sonido de un doble tambor (Mridanga),

y el décimo es el sonido de los truenos.

Sientate un postura cómoda, manteniendo la espalda recta, tapa con tus dedos los oídos.

Es posible que manteniedo tu atención en el sonido Nada llegues a escuchar alguno d eestos sonidos alguna vez, tal vez no se repitan, tal vez no escuches nada al principio, para los practicantes más avanzados pueden ser reconocidos algunos de estos sonidos sin taparse los oídos.

La mente es absorbida por el proceso del sonido Pranava Nada.

La mente existe siempre y cuando no hay sonido,  cuando la mente cesa, es el estado supremo. Este el estado Unmani, palabra sánscrita que significa «sin mente».

La mente se absorbe, 

junto con el Prana por la concentración constante sobre Nada.

El cuerpo físico parece ser una caña de bambú, un tronco de madera, ni se siente calor ni frío, ni se siente alegría ni tristeza.